Saltar al contenido
Mascotas CanandCam | Salud Consultas

Agua en el cerebro en perros

La hidrocefalia es una expansión o dilatación anormal del sistema ventricular debido a un mayor volumen de líquido espinal. En este caso, los ventrículos que se ven afectados son aquellos conectados con la médula espinal.

Agua en el cerebro en perros
Agua en el cerebro en perros

La dilatación anormal puede afectar solo en un lado del cerebro o en ambos lados. Puede involucrar todo el sistema ventricular (un conjunto de estructuras huecas en el cerebro continuo con el canal central de la médula espinal), o solo elementos próximos a un sitio de obstrucción del sistema ventricular.
Hay dos tipos de hidrocefalia: obstructiva y compensatoria. Tanto la hidrocefalia compensatoria como la obstructiva pueden ser congénitas (presentes al nacer) o adquiridas.
En el caso de la hidrocefalia obstructiva, el fluido espinal se acumula debido a una obstrucción a lo largo del patrón circulatorio normal (hidrocefalia no comunicante), o el líquido se acumula en el sitio de reabsorción de fluido cerca de las vellosidades aracnoideas meníngeas (hidrocefalia comunicante). Las meninges están compuestas por tres sobres membranosos: la piamadre, que está contra el cerebro; el aracnoideo, la capa intermedia; y la duramadre, la capa externa, más gruesa, más cercana al cráneo, que rodea el cerebro y la médula espinal. La presión intracraneal (dentro del cráneo) puede ser alta o normal. Sin embargo, se pueden observar signos clínicos cuando la presión intracraneal es normal.
La obstrucción congénita causa hidrocefalia obstructiva primaria. El sitio más común de obstrucción está en el nivel del acueducto mesencefálico (cerebro medio). Las infecciones prenatales (antes del nacimiento) pueden causar estenosis del acueducto (estrechamiento) con hidrocefalia posterior. Esto puede provocar una considerable alteración de la arquitectura del cerebro.
La obstrucción adquirida resulta en hidrocefalia obstructiva secundaria. Es causada por tumores, abscesos y enfermedades inflamatorias (incluida la inflamación causada por una hemorragia causada por lesiones traumáticas u otras causas de sangrado). Los sitios de obstrucción incluyen los agujeros formiados (canales que conectan los ventrículos laterales emparejados con el tercer ventrículo en la línea media del cerebro), el acueducto mesencefálico o las aberturas laterales del cuarto ventrículo.
Con la hidrocefalia compensatoria, el líquido espinal llena el espacio donde las partes funcionales del sistema nervioso se han destruido y / o no se han podido desarrollar. La presión intracraneal (dentro del cerebro) es un resultado normal. Esta es la dilatación ventricular secundaria a la enfermedad primaria.
La sobreproducción de líquido espinal también puede causar hidrocefalia. Sin embargo, esto es raro. Un tumor en el ojo también puede causar agua en el cerebro.
La forma congénita de hidrocefalia es más probable en perros pequeños y braquicefálicos: bulldogs, chihuahuas, maltés, pomeranos, caniches de juguete, Yorkshire Terriers, Lhasa Apsos, Cairn Terriers, Boston Terriers, Pugs y Pekingese. Es una enfermedad hereditaria en Yorkshire terriers. Además, hay una alta incidencia de beagles adultos normales que tienen sistemas ventriculares agrandados y sin embargo clínicamente no presentan síntomas. La hidrocefalia adquirida puede ocurrir en todas las razas.
La hidrocefalia congénita generalmente se manifiesta a las pocas semanas hasta un año de edad. El inicio agudo de los signos puede ocurrir en perros con hidrocefalia congénita previamente no diagnosticada. La causa exacta de esto es incierta. La hidrocefalia adquirida puede ocurrir a cualquier edad.

Síntomas y tipos

  • Puede estar sin síntomas
  • Mojar o ensuciar la casa
  • Somnolencia
  • Exceso de vocalización
  • Hiperexcitabilidad
  • Ceguera
  • Convulsiones
  • Una gran cabeza en forma de cúpula (debido a la hinchazón intracraneal)
  • Ojos cruzados
  • Anomalías de marcha
  • Coma
  • Respiración anormal
  • El animal puede arquear la cabeza hacia atrás y extender las cuatro patas

Causas

  • Congénito
  • Genética
  • Infección prenatal
  • Virus parainfluenza (perros)
  • Exposición a teratógenos (medicamentos que interfieren con el desarrollo fetal) en el útero
  • Hemorragia cerebral en el recién nacido después de un parto difícil
  • Deficiencia de vitamina A
  • Adquirido
  • Enfermedades inflamatorias intracraneales
  • Misas en el cráneo

Diagnóstico

Deberá proporcionar a su veterinario un historial completo y detallado de la salud de su perro, incluida cualquier información que tenga sobre su nacimiento y paternidad, la aparición de síntomas y cualquier posible incidente, incluidas caídas menores, que pudieran haber precedido a esta condición. Su veterinario realizará un examen físico completo en su perro, con un perfil sanguíneo completo, perfil sanguíneo químico, hemograma completo, un panel de electrolitos y un análisis de orina, para descartar o confirmar con eficacia la evidencia de trauma, infección o cáncer.
La imagen de diagnóstico es esencial. Las radiografías del cráneo pueden ayudar a diagnosticar la hidrocefalia congénita, pero la tomografía computarizada (TC) y la resonancia magnética (IRM) son las mejores para la visualización, lo que permite a su veterinario llegar a un diagnóstico definitivo.
Otras pruebas de diagnóstico que pueden ayudar en el diagnóstico de la hidrocefalia son una punción lumbar, un análisis de laboratorio del líquido y un electroencefalograma (EEG) para medir la actividad eléctrica del cerebro.

Tratamiento

Su perro requerirá hospitalización si muestra signos severos o requiere cirugía. Aquellos con síntomas menos severos pueden ser tratados médicamente de manera ambulatoria. Los pacientes hospitalizados deben ser cambiados con regularidad para evitar las úlceras por presión, provistos de lubricante ocular para evitar que los ojos se sequen, y posicionarse adecuadamente para prevenir la neumonía por aspiración.

Vivir y administrar

Su veterinario programará citas de seguimiento con usted dependiendo de la gravedad de la condición de su perro después de la hospitalización. Qué tan bien se recupere su perro dependerá de la causa y la gravedad de la enfermedad. Si su perro tiene una forma congénita leve de hidrocefalia, hay un buen pronóstico y puede requerir solo un tratamiento médico ocasional para mantenerlo bajo control.