Saltar al contenido
Mascotas CanandCam | Salud Consultas

Insuficiencia hepática en los gatos

La causa más común de insuficiencia hepática en los gatos es la lipidosis hepática idiopática. La siguiente causa más común es la colangiohepatitis.

Insuficiencia hepática en los gatos
Insuficiencia hepática en los gatos

Las enfermedades infecciosas que afectan al hígado incluyen peritonitis infecciosa felina y toxoplasmosis. La leucemia felina y los cánceres que comienzan en el hígado o se diseminan desde otros lugares son otras causas de insuficiencia hepática.

Lipidosis hepática

Esta enfermedad, exclusiva de los gatos, es la causa metabólica más común de la insuficiencia hepática. Aunque la (s) causa (s) precisa (s) pueden ser desconocidas, este síndrome parece ser un tipo de anorexia que ocurre cuando un gato tiene una pérdida sostenida del apetito y deja de comer. El hígado juega un papel importante en el metabolismo de las grasas (lípidos). Con el hambre, la grasa se acumula en las células del hígado. La movilización de los lípidos (las moléculas de lípidos se eliminan del almacenamiento en los tejidos) en todo el cuerpo, junto con deficiencias nutricionales secundarias relacionadas, parece ser el camino crítico hacia la enfermedad.

El hígado se vuelve amarillo, grasoso y agrandado. Los signos de insuficiencia hepática (especialmente ictericia) aparecen a medida que la función hepática se deteriora. Babear es común, y el gato puede tener un hígado agrandado a la palpación, radiografías o examen de ultrasonido. Por lo general, la pérdida de apetito ha estado ocurriendo durante dos o tres semanas, pero ocurren casos en los que la anorexia está presente por unos pocos días.

Con frecuencia, la lipidosis hepática es secundaria a un problema sistémico, como hipertiroidismo, diabetes mellitus, afecciones del tracto urinario o infecciones de las vías respiratorias superiores. Las enfermedades en las que el gato no puede controlar los alimentos también pueden causar la enfermedad. Sin embargo, entre el 15 y el 50 por ciento de los casos no tienen una causa primaria obvia.

La lipidosis hepática ocurre en gatos de ambos sexos y de todas las edades. El sobrepeso es una causa predisponente. A menudo, el estrés es el factor iniciador, pero con frecuencia la causa de la anorexia es desconocida (lipidosis hepática idiopática). El diagnóstico se confirma mediante biopsia hepática y análisis de sangre.

Tratamiento: el reemplazo intensivo temprano de líquidos y la alimentación forzada ofrecen la mejor posibilidad de revertir el proceso. Los gatos que reciben apoyo nutricional temprano y agresivo, como la colocación de tubos de alimentación, tienen un 90 por ciento de probabilidades de sobrevivir. Si el gato no recibe este tratamiento rápido y agresivo, la tasa de supervivencia baja a 10 o 15 por ciento.

Los estimulantes del apetito pueden ser recetados por su veterinario, pero solo son efectivos si el gato todavía está comiendo al menos un poco por su cuenta. En la mayoría de los casos, el soporte nutricional implica dietas especiales y fórmulas administradas por su veterinario mediante sonda de estómago o gastrostomía, una operación en la que se coloca una sonda de alimentación en el estómago a través de una pequeña incisión en la pared abdominal. El soporte nutricional continúa hasta que el gato se recupere y comience a comer solo. Todos los suplementos nutricionales administrados a través de un tubo de alimentación deben calentarse a temperatura ambiente.

La recuperación puede tomar de dos a tres meses y requiere cuidado de enfermería en el hogar y dedicación completa por parte del propietario. La supervivencia de los primeros cuatro días de tratamiento intensivo es una muy buena señal, con un 85 por ciento de esos gatos en proceso de recuperación. Si la pancreatitis también está presente, el pronóstico es malo.

Cuando los gatos dejan de comer por un día o dos, son propensos a la enfermedad hepática. Busque atención veterinaria cada vez que su gato se niega a comer durante más de dos días.

Colangiohepatitis

La colangiohepatitis es la segunda enfermedad hepática más común de los gatos. Esta enfermedad implica la inflamación del hígado y los conductos biliares. La bilis es el producto de la vesícula biliar y es importante en el manejo de las grasas y la recolección de toxinas para eliminarlas de la sangre. Cuando las bacterias del duodeno (intestino delgado) salen por el conducto biliar (en lugar de bajar la bilis), pueden acceder a la vesícula biliar y al hígado. Esta infección hepática a menudo se asocia con enfermedad inflamatoria del intestino y / o pancreatitis.

Algunos gatos se enfermarán gravemente, pero muchos simplemente muestran anorexia y posiblemente ictericia y un hígado agrandado. Algunos gatos tendrán vómitos, diarrea, depresión y pérdida de peso.

Tratamiento: El tratamiento requiere atención de apoyo, incluidos líquidos y soporte nutricional, tal vez incluso un tubo de alimentación colocado por su veterinario. Los antibióticos son importantes, ya que es una infección bacteriana. Los antibióticos pueden necesitarse de tres a seis meses. La vitamina E son antioxidantes útiles que pueden ayudar a la curación del hígado, y el cardo lechoso es una hierba con cualidades protectoras del hígado. Si la enfermedad inflamatoria del intestino también está involucrada, el gato puede necesitar medicamentos inmunosupresores como la prednisona.