Pular para o conteúdo
CanandCam de estimação | Consultas de Salud

Cuidado com os espinhos e seu animal de estimação

Última actualización: 31 Janeiro de, 2017
Por:

Os espigões.

espigas

Son una gran amenaza para nuestro perro, con la llegada de la primavera crecen las plantas y después aparecen las espigas, normalmente en el campo, arcenes, solares

Tienen forma de “arpón” se enredan en el pelo de los animales y se van desplazando hasta que mudan el pelo y se dejan caer. Pero no solo es en el pelo de los animales donde se clavan, son muy afiladas y por su forma se van clavando cada vez más siendo imposible que retrocedan, llegando a adentrar en la piel.
Esta hace que puedan introducirse en cualquier orificio o crearlo ellas mismas. Es muy frecuente ver perros con espigas clavadas en el veterinario, pudiendo tenerlas en lugares muy diversos:

Orejas

Es el lugar más típico y conocido donde le puedes encontrar a tu perro alguna que otra espiga.
En el caso que se descuide o no sea vista, estas espigas en las orejas pueden provocar otitis muy graves llegando a perforarse el tímpano e introducirse a través de el la espiga. Hay remedios caseros como introducir aceite en el oído del perro pero es muy aconsejable cuando las espigas se encuentran en estos lugares, hacerle una visita a su veterinario.

Olhos

Las espigas también se pueden introducir en los ojos, alojándose normalmente debajo de uno de los tres parpados que poseen los perros. Hay que acudir rapidamente al veterinario, su perro puede hacerse daño en el ojo al intentar rascarse.

Nariz

Los perros van olfateándolo todo y en ocasiones aspiran alguna que otra espiga. Los síntomas suelen ser estornudos continuos, que se rasquen la nariz con la pata y en ocasiones sangrado. Estas espigas son muy difíciles de extraer por la morfología interna de la nariz (cornetes nasales). Na 99% de los casos hay que sedar al perro y extraer la espiga con pinzas especiales.

Entre los dedos de las patas

Al andar por la hierba seca es muy fácil, sobretodo en perros con el pelo largo o semilargo, que se enreden espigas y acaban clavándose e introduciéndose en la carne. Los perros presentan unos granos grandes que acaban perforándose, es necesario acudir al veterinario para intentar extraer la espiga y poner medicación para controlar la infección, inflamación y poder eliminar los posibles pequeños restos de espiga que queden.

En los dientes

Cuando los perros cogen objetos que están en al hierba es muy común que las espigas se introduzcan en al boca. En un perro con la boca sana no suele ocurrir nada pero si tienen problemas de retracción de las encías se forman unas bolsas donde se introducen las espigas pudiendo agravar las infecciones de la boca.

Vulva y pene

Es más común en las perras ya que se agachan para orinar, pero también lo encontramos en machos. Las espigas se introducen en la vulva o en el pene provocando graves lesiones. Es un poco más delicado al tratarse del sitio.
Las espigas se clavan a través de la piel en cualquier lugar del cuerpo pudiendo producir grandes fístulas al ir clavándose cada vez más.