Saltar al contenido
Mascotas CanandCam | Salud Consultas

Síntomas urinarios en perros

La mayoría de los trastornos del tracto urinario ocasionan cierta alteración en el patrón normal de micción.

Sintomas urinarios en perros
Sintomas urinarios en perros

Hay una serie de signos para buscar.

Disuria (micción dolorosa)

Los signos de disuria son malestar obvio al orinar con esfuerzo, goteo, lamerse el pene o la vulva, llorar de dolor, evacuar con frecuencia en pequeñas cantidades, ponerse en cuclillas pero no orinar después de muchos intentos, y / o pasar moco, coágulos de sangre o sangrienta orina. Estos signos indican un trastorno de la vejiga, la uretra o la próstata.

El dolor y la hinchazón en la parte inferior del abdomen sugieren una vejiga sobredistendida. Un perro que no orina después de una posición prolongada de cuclillas o levantamiento de la pierna está obstruido. Esto generalmente es causado por una piedra, pero también podría deberse a un tumor que obstruye el flujo de la orina.

Hematuria (sangre en la orina)

La sangre en la primera porción de orina que se elimina al vaciar indica un problema en la uretra, el pene, la próstata, el útero o la vagina. La sangre que aparece al final de la micción sugiere una enfermedad de la vejiga o la próstata. Una orina con sangre uniforme se ve con enfermedades de los riñones, los uréteres y la vejiga.

El sangrado sin dolor sugiere enfermedad renal. El sangrado vaginal puede dar una falsa impresión de hematuria. La hematuria microscópica significa encontrar glóbulos rojos en el examen microscópico de la orina que parece normal a simple vista.

Poliuria (micción excesiva)

Pasar frecuentemente grandes cantidades de orina sugiere una enfermedad renal. El perro lo compensa bebiendo grandes cantidades de agua. Puede notar el aumento de la sed (polidipsia) primero.

Otras causas comunes de poliuria incluyen diabetes mellitus, síndrome de Cushing, un tumor pituitario, hiperparatiroidismo y algunos tipos de intoxicación. La poliuria se debe distinguir de la disuria y la incontinencia urinaria.

Incontinencia urinaria

Los perros incontinentes se vacían de forma inapropiada, en muchos casos porque han perdido el control voluntario. Los signos característicos son mojar la ropa de cama o el piso donde el perro ha estado durmiendo, goteando, a veces vaciando frecuentemente, y orinando cuando está excitado o estresado.

Diagnóstico de enfermedades del tracto urinario

Debido a la superposición de los síntomas y al hecho de que puede estar involucrado más de un órgano, es difícil hacer un diagnóstico exacto basado solamente en los síntomas. Las pruebas de laboratorio pueden ser de gran ayuda. Las pruebas de rutina son análisis de orina, que le dice a su veterinario si su perro tiene una infección del tracto urinario y químicas sanguíneas, que brindan información sobre la función de los riñones. Las bioquímicas sanguíneas pueden incluir un nitrógeno ureico en sangre, que mide la eficiencia de los mecanismos de filtración del riñón. Sin embargo, este valor puede verse influido por la dieta y otros factores. La creatinina es otra prueba de función renal.

Su veterinario puede pedirle que traiga una muestra de orina, la cual puede obtener fácilmente al recolectar una muestra a mitad de camino en un recipiente de muestra de plástico mientras el perro se vacía. Estas muestras de “captura libre” pueden tener cierta contaminación del cabello y el pene o la vulva del perro. Las muestras de orina estériles se obtienen aspirando orina de la vejiga con una aguja y jeringa estériles, llamada cistocentesis, o pasando un catéter estéril en la vejiga a través de la uretra. Esto lo hará su veterinario cuando sea importante cultivar la orina. Una valiosa prueba de orina, determina la proporción de proteínas en la orina: creatinina, mostrando nuevamente la eficiencia de los riñones. La proporción de proteína también puede reflejar inflamación o enfermedad en cualquier parte del cuerpo.

Las radiografías del abdomen son particularmente útiles para diagnosticar cálculos. La ecografía abdominal es una prueba excelente, no invasiva, que proporciona imágenes de los riñones, los uréteres y la vejiga. Un pielograma intravenoso (PIV) es un examen de rayos X en el cual se inyecta un tinte en una vena. El tinte se excreta por los riñones y perfila la pelvis renal y los uréteres. Otros estudios selectivos incluyen tomografía computarizada, exploración quirúrgica y biopsia de los riñones o la vejiga.